Learn How

We need your help in 2018

Support All About Jazz All About Jazz is looking for 1,000 backers to help fund our 2018 projects that directly support jazz. You can make this happen by purchasing ad space or by making a donation to our fund drive. In addition to completing every project (listed here), we'll also hide all Google ads and present exclusive content for a full year!

1,082

"Orchestrion," el gabinete del Dr. Metheny en Madrid

Antonio Álvarez Barthe By

Sign in to view read count
Pat Metheny Orchestrion
Teatro Circo Price
Madrid, España
18 de febrero del 2010

Tiene toda la lógica que el primero de los cuatro conciertos españoles de la gira de presentación del proyecto Orchestrion de Pat Metheny haya sido en el Teatro Circo Price, una sala de carácter multifuncional que, además de actividades musicales, y como su propio nombre da a entender, programa regularmente espectáculos de circo. Porque en esta nueva encarnación del proteico Metheny como factótum de una orquesta de instrumentos autómatas movidos por unos aparatos electromagnéticos que reciben el nombre de solenoids, la mise en scène llega a cobrar casi tanta importancia como el discurso puramente musical.

En efecto, el concierto se desarrolla en medio de una escenografía onírica, dominada por una estructura metálica de la que cuelgan innumerables instrumentos de percusión y máquinas que parecen sacadas del laboratorio de un científico loco o de un gabinete de curiosidades, esas salas de las maravillas en las que la realeza y los nobles de siglos pasados exhibían sus colecciones de objetos raros, exóticos o ingeniosos. Metheny abre el concierto sobriamente con tres piezas en solitario, a la guitarra acústica, a la barítono y a la Picasso, pero al cuarto pisa la pedalera y los solenoids empiezan a mover esa maquinaria intrigante. El efecto es bastante asombroso y, salvo que a uno se le haya resecado el alma y no conserve traza alguna de la capacidad de fascinación por lo exótico y sorprendente que caracteriza a la infancia, no puede dejar de quedar encandilado, como encandilado observaba durante horas Pat Metheny, cuando era niño, el piano mecánico que tenía su abuelo en el sótano de su casa de Wisconsin.

Pero AAJ es una publicación sobre jazz, no sobre artes escénicas, así que vayamos a la música. El centro de gravedad del concierto recayó en la interpretación de la suite de composiciones, cinco, que integran el último trabajo de Metheny. Para muchos, el guitarrista de Misuri no ha hecho un disco malo en su vida (ninguno: se diga lo que se diga, Zero Tolerance for Silence, el artículo probablemente más discutido de su catálogo, es un producto fascinante; del género noise, que probablemente no es para todos los oídos, pero fascinante de todas maneras) y Orchestrion (Nonesuch, 2010) no va a hacer cambiar de opinión a quienes eso piensan. Es un disco en el que brilla el genio melódico del maestro Metheny y que contiene al menos un par de piezas (la que da título al CD y Spirit of the Air) que pueden codearse sin problemas con otros clásicos del guitarrista. Pero Orchestrion es también un disco hasta cierto punto decepcionante, al menos si atendemos a los objetivos que se había fijado el propio Metheny.

El guitarrista deja claro en sus largas y algo farragosas liner notes que no se embarcó en este pintoresco proyecto por razones de índole tecnológica, sino de naturaleza puramente musical («In my life as a player there has never been a substitute for musical depth»), lo que quiere decir que, más allá del mérito científico que pueda haber en el diseño del orchestrion, se debe exigir que de esa colección de instrumentos emane excelencia interpretativa. Y lo cierto es que el orchestrion es un ejecutante musical limitado. Las ciencias pueden haber avanzado una barbaridad, pero todavía sigue sonando mejor un bajo tocado por Steve Rodby que uno tocado por un solenoid (o, para ser totalmente justo, que uno tocado por Metheny a través de un solenoid). La consecuencia es que el disco anda un poco justo de swing, sobre todo en los números más upbeat: Expansion, por ejemplo, que tiene un inequívoco sabor latino, suena rígido, y eso es lo peor que le puede pasar a una pieza de jazz.

Tags

comments powered by Disqus

More Articles

Read Ostrava Days 2017 Live Reviews Ostrava Days 2017
by Martin Longley
Published: November 23, 2017
Read Diane Schuur at Birdland Live Reviews Diane Schuur at Birdland
by Tyran Grillo
Published: November 20, 2017
Read Pat Metheny at Belfast Waterfront Live Reviews Pat Metheny at Belfast Waterfront
by Ian Patterson
Published: November 19, 2017
Read Crosscurrents at the Michigan Theater in Ann Arbor Live Reviews Crosscurrents at the Michigan Theater in Ann Arbor
by C. Andrew Hovan
Published: November 15, 2017
Read "John Handy Tribute At SFJAZZ" Live Reviews John Handy Tribute At SFJAZZ
by Walter Atkins
Published: January 30, 2017
Read "Electric Hot Tuna at Spruce Peak Performing Arts Center" Live Reviews Electric Hot Tuna at Spruce Peak Performing Arts Center
by Doug Collette
Published: November 27, 2016
Read "European Jazz Conference 2017" Live Reviews European Jazz Conference 2017
by Ian Patterson
Published: October 2, 2017
Read "Little Feat at the Paramount" Live Reviews Little Feat at the Paramount
by Mike Perciaccante
Published: June 10, 2017

Support All About Jazz's Future

We need your help and we have a deal. Contribute $20 and we'll hide the six Google ads that appear on every page for a full year!

Please support out sponsor