Learn How

We need your help in 2018

Support All About Jazz All About Jazz is looking for readers to help fund our 2018 projects that directly support jazz. You can make this happen by purchasing ad space or by making a donation to our fund drive. In addition to completing every project (listed here), we'll also hide all Google ads and present exclusive content for a full year!

175

Trombone Shorty en el 43 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona

Enrique Turpin By

Sign in to view read count
Trombone Shorty & Orleans Avenue
43º Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona
Sala Bikini
27 de septiembre de 2011

La antesala al 43º Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona, que supuso la presentación en Barcelona como líder del volcánico Trombone Shorty, se convirtió en una transparente declaración de intenciones sobre los cimientos en los que descansa el encuentro anual con el jazz en la Ciudad Condal: hibridez, carisma, sorpresa, riesgo, y alguna lección de historia que no conviene olvidar. Si Enrique Jardiel Poncela levantara la cabeza, seguro que cambiaría la famosa pregunta de si hubo alguna vez once mil vírgenes por la de si lo visto en la uterina sala Bikini —el nuevo acceso recuerda a un cordón umbilical metálico— fue jazz verdadero.

La respuesta está en el origen natalicio del joven Troy Andrews, llegado al mundo en el barrio que acunó al género cuando todavía nadie le llamaba jazz. Y sí, fue jazz, acrisolado con los cientos de caminos adyacentes que éste toma cuando se cansa de satisfacer a los amantes de los encasillamientos. Hubo improvisación medida, salpicada con dosis especiadas de entornos musicales limítrofes, y mucho espectáculo, de ése en que el placer inmediato queda exhausto, para luego volver a la calma que conlleva hacer recuento y salvar algunos instantes para la posteridad.

A decir verdad, lo que ofrecen Trombone Shorty & Orleans Avenue no es nuevo bajo el sol. Su música mestiza bebe tanto de los mandamientos escénicos de Louis Jordan como de los malabarismos efectistas de James Carter cuando se pone juguetón. Lo suyo se mueve entre lo que los festivos Defunkt de Joseph Bowie ofrecían en sus mejores años y la sobredosis metálica de unos Fishbone atenuados por las cadencias blueseras. Si a todo ello se le suma el entreno infantil dentro de las brass bands de Crescent City y los devaneos juveniles junto a Lenny Kravitz, la cosa toma cuerpo. La de Shorty es una música que arde en deseos de ser comunicada, vivida a flor de piel. El gasto energético y las dosis de sudor son buen termómetro para medir la temperatura que se alcanza en sus conciertos (a la estela del maestro Maceo Parker). Si el bueno de Troy decide pasar algo más de dos minutos manteniendo una nota con la trompeta en respiración circular, pues nada, al tajo y a disfrutar, que para eso él se siente joven, fuerte, talentoso y febril. El público así lo reconoce, y uno piensa para sí que hoy ha tenido suerte, pues no siempre se está enfrente de un músico en el mejor momento de su carrera. Si se echa la cuenta, el resultado suele ser deficitario, con tanto artista en gira en retiro perpetuo y tanto afán del aficionado por marcar la casilla de los deberes cumplidos.

Con Backtown (Verve, 2010) todavía fresco, Shorty llegaba a este concierto pórtico del festival de Barcelona para presentar For True (Verve, 2011), aunque hizo bien en montar el grueso del espectáculo con los temas de su primer disco, en el que sobresalía la popera "Something Beautiful" (con Lenny Kravitz devolviendo favores en la grabación original), que dejó para el final de su actuación. Con "Encore," del nuevo disco, se metió al público en el bolsillo, aunque ya se lo había ganado desde los inicios del concierto, con esa mezcla de sinceridad, frescura, presencia, talento, y el mensaje inequívoco de querer pasarlo bien. Lo dicho, todos a bailar. Como además los complejos no forman parte de su diccionario, se permite falsetes de karaoke que, encima, le quedan bien, al no estar sujetos a pretensión ninguna. En cuanto al trombón, es su instrumento natural, por más que se atreva con la trompeta o los timbales. Y Orleans Avenue, su grupo de soporte, es la banda de amigos que todos quisiéramos tener. Con ellos la fiesta está asegurada. Por ahora la fecha de caducidad de la propuesta, aunque la tiene, está lejana. Es el momento de decir "yo estuve allí."

Fotografía: Lorenzo Di Nozzi

Tags

Related Video

comments powered by Disqus

More Articles

Read Jazztopad 2017: Concerts In Living Rooms Live Reviews Jazztopad 2017: Concerts In Living Rooms
by Martin Longley
Published: January 17, 2018
Read Lean On Me: José James Celebrates Bill Withers @ NYC Winter Jazzfest Live Reviews Lean On Me: José James Celebrates Bill Withers @ NYC...
by Dan Bilawsky
Published: January 15, 2018
Read Carl Bartlett, Jr. at Jazz At Kitano Live Reviews Carl Bartlett, Jr. at Jazz At Kitano
by Keith Henry Brown
Published: January 13, 2018
Read Kurt Rosenwinkel at Chris’ Jazz Café Live Reviews Kurt Rosenwinkel at Chris’ Jazz Café
by Victor L. Schermer
Published: January 2, 2018
Read Terence Blanchard at Christ Church Cranbrook Live Reviews Terence Blanchard at Christ Church Cranbrook
by Troy Dostert
Published: December 29, 2017
Read "Kongsberg Jazz Festival 2017" Live Reviews Kongsberg Jazz Festival 2017
by Henning Bolte
Published: August 17, 2017
Read "The Seth Yacovone Blues Trio At Red Square" Live Reviews The Seth Yacovone Blues Trio At Red Square
by Doug Collette
Published: July 23, 2017
Read "Edgefest 2017: Give the Drummers Some, Part 1-2" Live Reviews Edgefest 2017: Give the Drummers Some, Part 1-2
by Troy Dostert
Published: October 30, 2017
Read "The Donny McCaslin Group at The Arden Gild Hall" Live Reviews The Donny McCaslin Group at The Arden Gild Hall
by Mike Jacobs
Published: January 25, 2017