1,001

Carles Benavent, un mar de buenas vibraciones

Guillem Vidal By

Sign in to view read count



Hace tres años, Carles Benavent (Barcelona, 1954) iba paseando por los alrededores de la plaza de la Catedral, en pleno Barrio Gótico de Barcelona, cuando un extraño sonido lo atrapó. Era el hang, un nuevo y hechizante instrumento melódico de percusión de origen suizo cuyo sonido marcaría al cabo de muy poco tiempo el nuevo proyecto del bajista catalán.



"Oía de lejos ese sonido y, al cabo de unos segundos, me encontré a Ravid Goldschmidt, a quien yo no conocía, tocando ese extraño instrumento sentado en una calle —recuerda Benavent—. Cuando llegué a casa, hablándolo con mi mujer, me comencé a arrepentir de no haberle pedido al músico su teléfono." Sin embargo, los caminos de Benavent y ese israelí que en 2004 abandonó su país y su instrumento hasta entonces —la batería— para dedicarse, ya en Cataluña, a explorar la belleza magnética del hang, estaban predestinados a encontrarse: "Estaba preparando la música para un ballet que me encargaron cuando los músicos que tenían que participar en él, que todavía no conocía, vinieron a mi estudio. Uno de ellos era Ravid, y le solté: '¡Ahora sí que no te me vas a escapar!."



Así, Benavent empezó desde entonces a familiarizarse con un instrumento todavía muy inusual de encontrar en cualquier disco de jazz: "Aluciné bastante de cómo funcionaba, pero descubrir el hang fue todo un flash. Había tocado hace algún tiempo con Othello Molineaux, cuyo steel drum tiene puntos de contacto, pero el hang era algo nuevo. Me apunté las notas que tenía, que son ocho, y las adapté a mi repertorio, incluso llegando a crear algún tema pensando particularmente en él. Se convirtió en el estímulo que necesitaba para emprender mi nuevo proyecto."



Con Goldschmidt ya fichado, Benavent pensó en dos ilustres veteranos para iniciar la historia de un cuarteto cuyo primer disco, Quartet (Bebyne Records, 2009), acaba de ser publicado y presentarán en la recta final del 41 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona: el batería Roger Blàvia, colaborador de músicos como Joan Manuel Serrat, Miguel Poveda, Diego Cortés y Maria del Mar Bonet, y el guitarrista Jordi Bonell, amigo de Benavent desde la infancia. "Me encargaron un proyecto para televisión e inmediatamente pensé en ellos, aunque Bonell se incorporó algo más tarde. Me encantó el color que iba tomando el cuarteto, así que empecé a pensar en un repertorio y en cómo desarrollarlo. Blàvia es un tipo muy despierto, un músico que siempre está a punto. Rítmicamente entendemos las cosas de un mismo modo, y el ritmo es lo que más importa. Con Bonell hace tanto tiempo que nos conocemos que hay momentos en el disco donde tocamos la mandola y el piccolo y no sé realmente qué es lo que toqué yo y qué lo que tocó Bonell."



Blues aflamencado

Haber coincidido en una banda tan definitoria de los años de formación de ambos, Música Urbana, tiene que dar, claro está, sus resultados: "Lo que aprendí con Música Urbana, al igual que con Màquina! y Crac, tuvo una importancia extrema. Siempre encontrarás un fraseo de blues en mis composiciones flamencas, y eso se debe sencillamente a mis tiempos junto a Emili Baleriola en Crac. Íbamos a Andorra y acabábamos con las agujas de nuestros discos de tanto escuchar a Cream, Jimi Hendrix, Bobby King, Kenny Burrell y Barney Kessel. Me encantaban los guitarristas, y con el bajo no hacía más que imitar solos de guitarra."



El resultado de esa unión con Goldschmidt, Bonell y Blàvia, según Benavent, fue un "mar de buenas vibraciones." "El hang transmite una tranquilidad que da muy buen rollo. Es lo que he estado buscando estos últimos años: una sensación de bienestar, que es lo que a mí me provocó el hang y lo que espero que provoque en quien oiga el disco. En los tiempos que corren no está nada mal buscar músicas que reconforten el espíritu y hagan sentir bien al prójimo."



Su compañía discográfica, ni corta ni perezosa, sostiene que el nuevo Carles Benavent Quartet marca "un antes y un después" en la dilatada carrera del bajista, aunque igualar logros como los que el barcelonés consiguió formando parte de las bandas de Paco de Lucía y Chick Corea no es, claro está, tarea fácil: "Se trata de un punto y seguido. Lo verdaderamente importante es que vayan apareciendo esas chispas para poder continuar evolucionando," argumenta.



Valentía y emoción


Tags

comments powered by Disqus

More Articles

Read Roxy Coss: Standing Out Interview Roxy Coss: Standing Out
by Paul Rauch
Published: October 22, 2017
Read Jamie Saft: Jazz in the Key of Iggy Interview Jamie Saft: Jazz in the Key of Iggy
by Luca Canini
Published: October 20, 2017
Read Piotr Turkiewicz: Putting Wroclaw On The Jazz Map Interview Piotr Turkiewicz: Putting Wroclaw On The Jazz Map
by Ian Patterson
Published: September 18, 2017
Read "Lew Tabackin: A Life in Jazz" Interview Lew Tabackin: A Life in Jazz
by Rob Rosenblum
Published: April 6, 2017
Read "Walter Smith III: Jazz Explorer" Interview Walter Smith III: Jazz Explorer
by R.J. DeLuke
Published: April 19, 2017
Read "Lwanda Gogwana: Tradition and Innovation" Interview Lwanda Gogwana: Tradition and Innovation
by Seton Hawkins
Published: September 9, 2017

Join the staff. Writers Wanted!

Develop a column, write album reviews, cover live shows, or conduct interviews.