All About Jazz: The web's most comprehensive jazz resource

Serving jazz worldwide since 1995
All About Jazz: The web's most comprehensive jazz resource

Live Reviews

43 Voll-Damm Festival de Jazz de Barcelona: Pat Metheny Trio, Dave Holland & Pepe Habichuela 'Hands' y Brad Mehldau - Joshua Redman

By Published: December 9, 2011
Después de varios años, un disco a las espaldas —Hands (Universal, 2010)— y otro ya casi en máquinas, la conjugación entre Dave Holland
Dave Holland
Dave Holland
b.1946
bass
y Pepe Habichuela ha ido ganando en profundidad y matices, también en soltura, sobre todo por parte del bajista, que había aterrizado en otro planeta y todavía no sabía el modo de organizar sus afanes. El clan Habichuela, esta vez con Josemi Carmona en labores de refuerzo, es digno heredero de una tradición que ha hecho del toque guitarrístico un modo de expresión muy poderoso. Lo que consiguen rasgando, acariciando, punteando el antiguo instrumento hispano resulta de una elocuencia pasmosa. Holland hubo de rendirse también al influjo de este arte ancestral, y no pudo sino acercarse con la humildad de los maestros a un territorio vedado para tantos. Lo del bajista con Pepe Habichuela es, más que una amistad con afinidades evidentes, una adopción en toda regla, casi una educación sentimental, a sus años. Se trata de un quid pro quo en el que los Habichuela ofrecen sabiduría ancestral y Holland devuelve pasión y un vocabulario jazzístico que asimismo les era negado desde el origen a los flamencos. Es cierto que Josemi Carmona está abierto a nuevos caminos —la guitarra que presentó era toda una declaración de intenciones—, pero sigue restringido a un lenguaje que madura hacia lugares que no pertenecen a nadie, que están por conquistar, y en esa labor les lleva ventaja a muchos, de igual modo que ocurriera con Raimundo Amador, otro heterodoxo con genio.

Lo que se pudo escuchar en el Palau fue un muestrario de afinidades sin cauterizar. Todavía seguimos sin sentir la verdadera consolidación de la pareja protagonista, o más bien de las músicas que representan. Holland andaba gallardo y muy suelto, confiado después de la superación de la extrañeza inicial que supuso su andadura inicial con el grupo. Se le vio hasta fogoso, desde luego alegría no faltó. Su disposición risueña cuando los cajones iniciaban su retahíla de redobles se tornaba osadía consentida cuando atacaba un fandango o cuando se dejaba conquistar por la alegría de la rumba. Con "Joyride" se movía en sus dominios, y eso tenía recompensas en su ámbito, pero las críticas a la preocupante falta de comunión entre los modelos musicales que representan fluyen hacia todo el grupo: Habichuela no consigue improvisar lo que uno espera en la apropiación del jazz como idioma prestado, y Holland hace lo propio cuando dirige la mirada al flamenco (en el caso del bajista, la aproximación ha sido enorme, importantísima, toda una master class que ya dura años y da frutos considerables).

Entre idas y venidas de los protagonistas, se fueron montando pequeños grupúsculos dentro del bloque central (dos guitarras, dos percusiones y bajo) que distorsionaron un tanto el flujo de energías, aunque todos lo pasaron bien, y el público se volcó sin remilgos. El homenaje a Camarón, con los sostenidos increíbles de Holland y la transparencia dactilar de Pepe, logró traspasar corazones. Hubo tiempo para repasar el disco de Josemi Las pequeñas cosas ("Tangroove") y en los bises cayeron unos tangos de aúpa. No hubo demasiado quejío, pero la velada habrá de ser recordada como uno de los mejores conciertos de la formación hasta la fecha. El tiempo no pasa en balde. Aun así, tal vez no sería mala idea pedir al pequeño de los Amador, al multifacético Diego Amador, que se apunte al carro y trate de fraguar con su arte lo que de momento parece un enlace desnaturalizado, aunque muy placentero. Esperemos que en convocatorias futuras el noviazgo haya ido a mayores.

Brad Mehldau—Joshua Redman

43 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona

Teatre Coliseum

28 de noviembre de 2011

Cuando artistas de la talla de Joshua Redman
Joshua Redman
Joshua Redman
b.1969
saxophone
y Brad Mehldau
Brad Mehldau
Brad Mehldau
b.1970
piano
sacan a pasear su música sin importar que en la calle se agolpen sus últimas novedades (la puesta de largo de James Farm
James Farm
James Farm
b.2009
band/orchestra
en el caso de Redman y el dúo con Kevin Hays
Kevin Hays
Kevin Hays
b.1968
keyboard
en el de Mehldau), la confianza en ellos crece más si cabe, pues lo que demuestran es que por encima de todo se encuentra la necesidad de mostrar lo nuevo verdadero. Y la verdad no es otra cosa que el despojamiento de afectaciones pasajeras a la caza del momento sublime que pudiera surgir en noches como la que programó el Festival para dar rienda suelta al genio de estos maestros indiscutibles de la improvisación.


comments powered by Disqus