All About Jazz: The web's most comprehensive jazz resource

Serving jazz worldwide since 1995
All About Jazz: The web's most comprehensive jazz resource

Live Reviews

Maria Schneider Orchestra en el 43 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona

Maria Schneider Orchestra en el 43 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona
By Published: October 25, 2011
Maria Schneider Orchestra
43 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona
Palau de la Música Catalana
Jueves, 20 de octubre de 2011

Quienes conocían la leyenda contaban que una chica de Windom, en las profundidades agrarias de Minesota, había conquistado territorios vetados a su condición humana. Pregonaban que Maria Schneider
Maria Schneider
Maria Schneider

band/orchestra
, nombre por el que todavía se conoce a aquella chiquilla, tenía la facultad de volar y de hacer volar a todo el que anduviera por sus dominios. Muchos cuentan que es desde lo alto cuando les eran mostradas las verdades que se desprenden de las acrobacias de la muchacha; otros, en cambio, insistían en permanecer en el suelo, como si necesitasen aferrarse a la tierra para vislumbrar de lo que son capaces cuando Maria Schneider inicia su andar. De lo que no dudan es de que a su vera todo parece posible. Y posible, desde luego, es ver cómo consigue transportarse a una orquesta de 17 músicos y mostrar sus ocurrencias a través de cada uno de los instrumentos de sus acompañantes de forma tan fluida. Pero la leyenda jamás habló de que también supiera bailar.

Con atinado gesto, los responsables de poner en pie el 43 Voll-Damm Festival Internacional de Jazz de Barcelona quisieron engrandecer la leyenda y otorgaron a Maria Schneider la Medalla de Oro del festival (la cuarta tras Bebo Valdes
Bebo Valdes
Bebo Valdes
1918 - 2013
piano
, Wayne Shorter
Wayne Shorter
Wayne Shorter
b.1933
saxophone
y Sonny Rollins
Sonny Rollins
Sonny Rollins
b.1930
saxophone
). Habrá que observar que el tino no está sólo en reconocer que la orquesta que dirige la compositora y arreglista es considerada la mejor del planeta, sino en reconocerlo en el momento justo. Quid pro quo, ella confesó que se encontraba en su ciudad favorita y en su sala de conciertos predilecta desde que la disfrutara en 2003 al frente de la Danish Radio Big Band junto a Ivan Lins
Ivan Lins
Ivan Lins
b.1945
keyboard
y Toots Thielemans
Toots Thielemans
Toots Thielemans
b.1922
harmonica
, aunque esa noche iba a ser la primera en compartirla con su propia orquesta, con la que iba a proyectar un concierto panorámico a petición del festival en el que ya había actuado con su banda en otras dos ocasiones, pero nunca en el Palau. Así, fueron cayendo las piezas que han hecho de ella, año tras año, la mejor orquestadora del mundo.



La noche empezó con "Green Piece" (Evanescence, Enja, 1994), una composición casi programática de lo que vendría más tarde: algo así como la historia abreviada de la disolución del swing, con los miembros de la banda jugando de forma elástica con los límites de lo jazzístico. Sobresalió el saxo barítono del poliédrico Scott Robinson
Scott Robinson
Scott Robinson
b.1959
reeds
, que trajo a la memoria al mejor Serge Chaloff
Serge Chaloff
Serge Chaloff
b.1923
sax, baritone
. También el tenor de Rich Perry tuvo algo bueno que decir, momento en que se impuso la reflexión de si Schneider sería capaz de dar la libertad necesaria a sus colaboradores para que surgieran momentos como el "Diminuendo in Blue and Crescendo in Blue" de Duke Ellington
Duke Ellington
Duke Ellington
1899 - 1974
piano
o el "Idle Moments" de Grant Green
Grant Green
Grant Green
1935 - 1979
guitar
, donde la magia surge precisamente en lo espontáneo, en lo no escrito, en el olfato para intuir el prodigio que se fragua sin aviso.

Eso que podría llamarse control desbocado todavía queda lejos de la directora, y no sabe uno si debería surgir. La música de María Schneider es de otra galaxia. Utiliza la orquesta de jazz para construir su mirada sobre el mundo, y tanto le da si en la sombra está Gil Evans
Gil Evans
Gil Evans
1912 - 1988
composer/conductor
o Maurice Ravel, pues lo que le importa es el vuelo, no la herramienta. El trayecto llegó hasta Río de Janeiro, momento para atacar el romance con "Choro Dançado" (Concert in the Garden, ArtistShare, 2004) y la nueva (inédita en disco) "Lembrança," con el recuerdo puesto en las experiencias brasileñas de Schneider junto a Paulo Moura
Paulo Moura
Paulo Moura
1929 - 2010
clarinet
, con quien comparte el convencimiento de que la música que verdaderamente importa es la que te ayuda a vivir, a sobrevivir. Desde luego, los solos de acordeón de Gary Versace
Gary Versace
Gary Versace

organ, Hammond B3
(lo veremos próximamente en Barcelona al piano junto a Madeleine Peyroux) ya son de obligada necesidad en la orquesta de Schneider.

Como la propuesta del festival auspiciaba la revisión del repertorio de Schneider, le llegó el turno a "Gumba Blue," un regreso ortodoxo a las raíces del jazz, a la cuna terrenal del género que también se encuentra en Evanescence. La ocasión propició el lucimiento de los trombonistas Ryan Keberle
Ryan Keberle
Ryan Keberle
b.1980
trombone
y Bart van Lier, cada uno en su estilo, pero ambos muy festivos, que era lo que requería la música. Ya sobrepasado el ecuador de la actuación, llegó la sorpresa de "Thompson Fields," otro de los inéditos de la velada, donde se confirmó que la belleza siempre puede esperarnos al doblar la esquina más insospechada. La pieza bebe de las fuentes de la americana, pero despunta hacia territorios de extrañeza, etéreos, de enorme vastedad y luminosidad cegadora, no cabe aquí exageración, sino constatación sincera. La remembranza de la infancia en Minesota de la artista acercaba la composición al Travelogue (Nonesuch, 2002) de Joni Mitchell
Joni Mitchell
Joni Mitchell
b.1943
vocalist
, y ampliaba la conexión a Beyond the Missouri Sky (Verve, 1997) de Charlie Haden
Charlie Haden
Charlie Haden
b.1937
bass, acoustic
y Pat Metheny
Pat Metheny
Pat Metheny
b.1954
guitar
, hermanado con el American Dreams (Gitanes, 2002) del mismo Haden, esta vez junto a Michael Brecker
Michael Brecker
Michael Brecker
1949 - 2007
sax, tenor
, e incluso se atisbó la alargada sombra melancólica que Randy Newman
Randy Newman
Randy Newman
b.1943
piano
imprime en The Natural (Warner Bros, 1984). En cuanto a los solistas, ya sabíamos que Ben Monder
Ben Monder
Ben Monder
b.1962
guitar
era grande, pero el solo que dejó caer con su intervención pasará sin duda a la historia del festival. Fueron unos minutos, pero todos supimos con certeza lo que quería contarnos Maria Schneider a través de él. Frank Kimbrough
Frank Kimbrough
Frank Kimbrough
b.1956
piano
, por su parte, supo interpretar con maestría los designios de la compositora, pero es que a Monder se le tenían muchas ganas.



A estas alturas de concierto uno ya intuye que dar inicio oficial a un festival de jazz con ese listón supone un riesgo, pero hay al mismo tiempo una ventaja, la que obliga a mantener la cuota de asombro, la que dice que el límite es la imaginación (y el dinero de los promotores). Donny McCaslin
Donny McCaslin
Donny McCaslin
b.1966
saxophone
, que hace de la excelencia un valor más humilde que unas zapatillas de mesa camilla, se abrió paso y puso los acentos a "Hang Gliding" (Allegresse, ArtistShare, 2000). Como los placeres que se extienden en el tiempo dejan de ser placeres, el concierto llegaba a su fin. El bis de "Sky Blue" (Sky Blue, ArtistShare, 2007), con el despliegue del soprano de Steve Wilson
Steve Wilson
Steve Wilson
b.1961
sax, alto
y los ecos musicales de Alan Menken, cerraba un concierto que pasó a convertirse en toda una declaración de intenciones en la que se apostó decididamente por la vida.

¿Puede una actuación convertirse en un asunto moral? La respuesta deberá ser afirmativa si se entiende que gracias a ella el Bien prevalece sobre el Mal. Habrá que ir pensando si el gesto de programar músicas tan poderosas como las de Maria Schneider y los suyos pueden resultar cruciales para el devenir de la humanidad. Dos horas bastan para confirmar la Teoría del Caos: el vuelo de una mariposa puede desatar huracanes. A la galardonada directora le es muy cercano el vuelo, recrea con paisajes sonoros los geográficos para convertirlos en experiencias vitales, ya sea en Minesota, en Río o en Barcelona. Sabíamos que volaba con su música. Lo que no podía imaginarse uno es que también bailase. Los gestos de Maria en el escenario son pura coreografía, bien lo saben sus músicos, que reaccionan ante el más leve movimiento. No en vano, su despacho lo preside la fotografía de la bailarina Sylvie Guillem. Desde ahora, la leyenda cuenta que en el Palau danzó un ángel, movió sus alas, y en el otro extremo unos terroristas depusieron las armas y un dictador encontró su fin de un modo tan aciago como el destino de los que venían sufriendo sus despóticas maquinaciones. Nadie duda de que Maria Schneider gobierne su orquesta, pero en el método de mando reside el secreto de las bonanzas del resultado. Ya ven, no es sólo una lección musical, es un modo de vivir. Qué suerte la del otro día.

Fotografías: Lorenzo Di Nozzi (www.lorenzodinozzi.com)


comments powered by Disqus