All About Jazz: The web's most comprehensive jazz resource

Serving jazz worldwide since 1995
All About Jazz: The web's most comprehensive jazz resource

Interviews

Concha Buika: el canto necesario

By Published: October 28, 2009
Regresemos a nuestra cena. Buika presenta este otoño la gira de celebración de El último trago, sin Chucho pero con los músicos también cubanos que comparten con la cantante sus aventuras y su recorrido desde hace años: Iván Melón Lewis (piano), Dany Noel (contrabajo) y Fernando Favier (percusión). "Yo tengo tendencia a irme hacia el abismo, así que necesito a gente que me siga hasta allí," sonríe Buika. El abismo como elemento capital de la poética de una artista a la que no es osado comparar con las más grandes, con Billie Holiday
Billie Holiday
Billie Holiday
1915 - 1959
vocalist
, con Édith Piaf, con la misma Chavela a quien rinde ahora homenaje. Lo escribe Pedro Almodóvar, con arrebato cinematográfico, en la apasionada nota que firma en el disco: Buika y Chavela "pertenecen a una estirpe de cantantes que ya no existen." Para el cineasta, la mallorquina "es una cantante larga, como dicen los flamencos. Le caben muchos estilos y en todos resulta original y conmovedora."



No son palabras baladíes. Conmover es el objetivo número uno de Buika. "Soy un soldado del frente. Dirijo mi canto a quien más lo necesita," cuenta. "El público viene a un concierto —argumenta— porque tiene una necesidad. No la de adorar al artista, a la diva que está en el escenario, sino la de reencontrarse consigo mismo, con sus sensaciones, con sus emociones." Para la cantante, la audiencia es parte esencial de su propuesta: "Por supuesto, yo normalmente sigo al público, y nunca sabes lo que te va a pedir. La sensación de sala, la acústica, el ambiente de esa noche, es lo único que nos guía. Un músico tiene que ser, sobre todo, un gran oyente." Y tomar riesgos en el escenario: "En las giras te enamoras en profundidad del artista que está al lado."

En los múltiples estilos que le caben a Buika, el jazz le sugiere libertad. "Los músicos que no se tienen miedo dentro de la música ni a la música son los que tienen más libertad. Yo presumo de esa libertad, y siento que estoy en la música, sueño que seré la música." "Sin la música seríamos personas tristes —sigue—. Tendríamos la mirada de las personas que hacen trabajos en serie. Y si tuviéramos que cantar cada día lo mismo de la misma manera, tendríamos esa mirada." ¿Y cómo consigue ella esa alquimia del riesgo? "Yo lo único que hago es ser quien soy," responde. "Es una gran responsabilidad ser uno mismo. La tenemos todos, porque todos somos artistas."

No le gusta a Buika la pose de estrella. De hecho, confiesa, su auditorio ideal sería aquel en el que el camerino estuviera conectado con su habitación de hotel. "El artista confía más en la proyección de sí mismo que en su ser. Y al artista lo fabrica el deseo, el hambre." "Parte de la crisis de la música y de las artes —continúa— ha sido victimizar a quien no le pasa nada. A veces alguien me compadece: 'Uy, pobrecita, cinco entrevistas en una hora.' Pues en el mismo tiempo que yo estoy ahora de promoción mi madre había limpiado 40 habitaciones de hotel y había regresado andando a casa para, en lugar de descansar, ponerse a educar a todos sus hijos."

Buika conoció a Chavela Vargas precisamente a través de su madre. "Mi madre fue mi primer amor. Ella es africana de tribu, para ella toda la música es lo mismo. Chaikovski, rock, música africana, jazz... Ella siempre se ha sentido dentro de la música y no se ha preocupado nunca de las etiquetas, y así me enseñó a mí." "Quizá el paralelismo es absurdo — reflexiona—, pero que yo sepa no hay mecánicos especialistas sólo en utilizar la llave inglesa, o el destornillador, ni escritores especialistas en la h y otros especialistas en la j." Así, gracias a su madre conoció a Chavela, además de, y sobre todo, el dolor sublimado por la música: "Cuando mi padre se fue ella la escuchaba mucho, a Chavela y a unos cuantos más. Y yo luego la redescubrí cuando empecé a sentir también el golpe del desamor."


comments powered by Disqus